ESTRATEGIAS

ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN

COISOLA  concentra su trabajo en dos problemas fundamentales relacionados con la protección de los derechos de los grupos vulnerables:

a)    La situación de vulnerabilidad de aquellos  sectores sociales que por su posición en el sistema social, resultan con mayor afectación en sus derechos: (MUJERES, INDÍGENAS, jóvenes y trabajadores).

b)   El  Estado, (en especial el sistema de justicia)  no brinda una respuesta rápida, efectiva y de calidad frente a las violaciones de derechos humanos de los colectivos más vulnerables, , ni cumple con generar mecanismos de gestión de la conflictividad por medios pacíficos.

El abordaje de estos problemas, a través de sus líneas programáticas, se realiza mediante un abordaje específico que ha sido formulado y validado por  COISOLA


1.   Monitoreo permanente de la conflictividad social.   La lógica de intervención institucional inicia a través del monitoreo permanente de los conflictos sociales y de los mecanismos de gestión utilizados para su resolución pacifica, en particular, el sistema de justicia.  Esto  permite medir el avance de los Acuerdos de Paz  e identificar los métodos de gestión de la conflictividad utilizados más comúnmente. 

2. Investigación-acción. Una vez identificados los conflictos sociales se seleccionan aquellos de mayor trascendencia para el desarrollo de investigaciones más profundas en conjunto con los actores sociales.  Una vez caracterizado el problema, sus causas y efectos, se plantean propuestas de solución a partir del marco conceptual desde el abordaje interdisciplinario basado en la participación social y la acción comunitaria, para alcanzar así la protección de los derechos fundamentales y la consagración material del principio de igualdad, especialmente entre hombres y mujeres y pueblos indígenas.

3. Empoderamiento. Para el fortalecimiento de una cultura democrática se trabaja a través de procesos formativos, encaminados al cambio de actitudes, adquisición de conocimientos sobre temas específicos de la justicia penal y la apropiación de valores congruentes con una cultura democrática.  La metodología utilizada parte de la praxis de los participantes y su problemática social.   Los destinatarios de estos procesos formativos son  miembros de sociedad civil, académicos, estudiantes y líderes comunitarios. Igualmente se trabaja con funcionarios de justicia, y otros actores políticos relevantes, haciéndolos conscientes de la necesidad de acompañar procesos de transformación social

4.  Divulgación e Incidencia política.  El resultado de las investigaciones  y de la sistematización la práctica son divulgados a través de publicaciones especializadas,  y mediadas pedagógicamente, para ponerlos a disposición de usuarios no profesionales, que es el público principal. Igualmente, se hacen alianzas estratégicas con otros actores sociales, medios de comunicación, para incidir en las autoridades gubernamentales, a nivel nacional, local y regional.


5.  Medición de efecto e impacto. La última etapa del ciclo institucional consiste en medir los cambios que se han logrado a través de las diferentes estrategias de intervención.  Esto se realiza a través de investigaciones específicas sobre mejora en los indicadores, cambios de comportamiento o grado de apropiación de la propuesta institucional.

Uno de  las características del trabajo de las organizaciones  ciudadanas que trabajan en derechos humanos y justicia es que su labor, aunque sea de una vigencia nacional se concentra en  la capital, descuidándose el proceso en el interior del país donde la problemática es aún más aguda. Por esta razón COISOLA  decidió fortalecer su intervención en regiones específicas, en alianza con actores locales, tanto gubernamentales como de la sociedad civil, para que sean ellos y ellas los agentes de cambio de su realidad inmediata en materia de justicia  y gestión de la conflictividad local.     

En tal sentido, nos proponemos implementar la siguiente metodología de intervención para facilitar el impacto de nuestras diferentes acciones:

1.   Seleccionar los problemas más urgentes que enfrentan colectivos vulnerables, en  los principales focos de conflictividad regional para intervención.

2.  Identificar a los actores, tanto gubernamentales como no gubernamentales, para promover su participación como agentes de cambio.

3.    Definir en forma conjunta las estrategias de intervención. 

4.  Promover el intercambio de experiencias de intervención focalizadas en otras regiones, para enriquecer las propuestas de cambios y motivar la participación.

5.    Implementar mecanismos de monitoreo de seguimiento

6.  Acompañamiento en los procesos de fortalecimiento de las capacidades locales, ya sea en la consecución de recursos y traslado de capacidades.

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More